Desde Protectora Fuerza Política repudiamos la aprobación del Pliego de Mauricio Juan como Juez Penal. Aún cuándo los pliegos y antecedentes se ajusten a lo estipulado en las normas, hay un aspecto cultural que es lo que nos hemos propuesto como sociedad, cambiar. Los jueces, más que ningún funcionario del estado, son los impulsores de cambios culturales, a partir de su interpretación de las leyes dadas en los fallos y sentencias.
El patriarcado y el machismo son asuntos culturales. La elección de jueces debería satisfacer incuestionablemente el requisito de proponer personas destacadas en un pensamiento agudo y refinado en la igualdad de género.
Su designación implica un retroceso en materia de políticas de género y una violación a compromisos internacionales asumidos por nuestro país conforme los cuales se debe velar por que las autoridades, funcionarios, personal y agentes institucionales actúen con la debida diligencia para prevenir, investigar y sancionar la violencia contra la mujer.
Consideramos que el Poder Ejecutivo, detentado por el Gobernador Alfredo Cornejo actúa violando los compromisos asumidos por nuestro País enalteciendo con el nombramiento a un funcionario que no comprende y mucho menos aplica la perspectiva de género en el ejercicio de su magistratura.
Mendoza no necesita jueces desinformados que generen sentencias sentando precedentes nefastos, que dañan los avances que en materia de género se vienen produciendo, necesitamos jueces formados y comprometidos, sobre todo en un país donde mujeres mueren a manos de hombres cada 32 horas.
No podemos permitirnos continuar las lógicas violentas y de invisibilización de una problemática tan terrible como lo es la violencia de género, menos aún, en una provincia que se encuentra en el podio de las provincias argentinas con mayor cantidad de femicidios. Desde nuestro partido planteamos la necesidad de replantear Mendoza, también con las mujeres y desde los cambios de paradigmas dentro y fuera de las instituciones y las fuerzas del Estado.